RRSS: la droga 2.0

    Esta última década, hemos asistido al crecimiento exagerado de las Redes Sociales y la Web 2.0 en general. Quien se imaginaba hace algo más de cinco años, que un día íbamos a dejar de lado a ese preciado amigo que teníamos por entonces y con el cual pasábamos horas y horas cada día: Messenger. Donde quedan este tipos de programas, donde han ido a parar los Yahoo, los Terra… Solo son vestigios de una época no tan pasada pero que, con el progreso acelerado que conlleva Internet y las Nuevas Tecnologías, parece arcaica.

   La verdad es que nos paramos a pensar en todo lo que ha cambiado desde entonces en el seno de la e-pantalla, y nos entra una sensación de vértigo… Antes Internet nos parecía una herramienta impresionante, sobretodo en cuanto a búsqueda y recolecta de información. Ahora, no creo que hayan adjetivos para explicar las oportunidades y ventajas que nos ofrece. No hay limites… aunque bueno eso es lo que pensábamos hace unos años.

            No creo que haya que explicar mucho más, la transformación que se ha producido en la red, y en definitiva, en la vida de casi todas las personas. Prefiero centrarme en otro punto que parece una idea sacada de una mente un poco excéntrica. Una idea algo rara y puntual, pero al fin y al cabo, una idea…

   El hecho es que el otro día, mi hermano me preguntó si había visto lo nuevo en Facebook. Uno de esos videos en los que aparecen fotos de gatos, y que aunque pasen los años, siguen copando las litas de visualizaciones en Youtube o se convierten en `Trending Topic´ en Twitter… El hecho es que yo le contesté: “No, hace tiempo que no me meto´´. Y de repente, me quedé pensando en lo que acababa de decir. Esas 7 palabras que parecen más bien salidas de la boca de un toxicómano… o bueno, debería decir de un ex-toxicómano.

            La verdad es que me hizo gracia la expresión, pero sinceramente me dio por reflexionar… La RRSS son la droga digital, son la droga 2.0. Al fín y al cabo, también enganchan, puede crear fuertes adicciones psicológicas y hasta producir efectos físicos (más bien producidos por el tiempo delante de la pantalla).

 Y aunque no parezca peligroso, nadie puede prever si en algún futuro podrá tener efectos nocivos. Efectos positivos creo que está claro que tiene, desde el punto de vista de la Comunicación sobretodo. Pero bueno, como todo en este mundo: siempre es bueno en su justa medida. Eso ya depende de cada usuario…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s