Blancanieves y su manzana del siglo XXI

            Tengo una amiga que últimamente se dedica a buscar artículos sobre salud, cosmética, higiene… y en definitiva, todo lo relacionado con el llamado “HealthCare´´. Le gusta estar a la última en estos temas, lógicamente con el objetivo de ser las más guapa de todo el reino, de ser la Blancanieves de la imagen-belleza-consumista-colectiva.

manzana mordidaSin embargo, hace poco mi querida amiga se topó con una manzana muy desagradable. Se trataba de un artículo en el que se ponía de manifiesto las terribles consecuencias del uso de ciertos productos, por su alto contenido en materias cancerígenas. Los denominados “PARABENES´´ presentes en muchos de los productos de uso cotidiano: champús, geles, exfoliantes, tónicos reconstructores, cremas… y hasta pastas dentífricas. Estos “PARABENES´´ -denominados así por ser sustancias que mantienen dicha terminación en su nombre- son los conservantes cosméticos y farmaceúticos más usados por su bajísimo precio y por su actividad bactericida y fungicida con el producto (Wikipedia). Una especie de insecticida que evita la aparición de microbios en dichos productos. Y como siempre, algo que se ha desmentido rotundamente desde el seno de algunas organizaciones comerciales.

   Su uso en estos productos se debe como bien decía a la costumbre de las empresas de abaratar costes y garantizar de este modo el máximo beneficio, amén de la lógica capitalista y las técnicas de mercadeo, obviamente. Por otro lado, si nos parasemos a leer todos los ingredientes de los productos, en busca de que productos contienen rastros de estos parababenes, y cuales no… nos percataríamos de que suelen ser los productos de marca blanca o productos baratos en sí. Las marcas comerciales más conocidas, más caras y de mayor “calidad´´ son los que menos “parabenes´´ registran.

   Esto da que pensar, porque también sabemos que no somos pocos los que nos decidimos por productos de marca blanca o simplemente por el bajo precio. El consumidor de hoy en día es bastante más inteligente que antes, y sabe reconocer las diferencias entre productos. Sabe por ejemplo, que muchos productos son exactamente iguales, y que la única diferencia existente reside en la publicidad, el packaging, las promociones, el servicio… y demás técnicas de valor agregado o añadido. Como consecuencia, cada vez hay más consumidores de “lowcost-products ´´, a los cuales les están llenando la cara de veneno diariamente, con perdón. Lo que se traduce en enrojecimiento de la piel, pústulas o dermatitis.

            Por lo tanto, está claro que lo que se lleva hoy en día es convertirse en mejor consumidor, más inteligente y más eficiente, y sobretodo menos autómata. Pero creo que convendría llegar hasta el fondo de los asuntos, y reconocer las verdaderas oportunidades. Distinguiendo entre peritas en dulce y manzanas envenenadas.

   Por último, no me querría despedir sin avisaros de alguno de los nombres de los dichosos parabenes:

–          BENZYLPARABEN

–          BUTYLPARABEN

–          ETHYLPARABEN ( o camuflado como E214)

–          ISOBUTYLPARABEN

–          ISOPROPYLPARABEN

–          METHYLPARABEN ( o camuflado como E218)

–          PROPYLPARABEN (  o camuflado como E216)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s