Tanto sobra, tanto falta…

Hace poco leía en el periódico, un artículo que no hacía más que ensanchar mis dudas:

Hoy en día nadie duda, de que vivimos en un mundo cada vez más complejo y auto-gestionado por el propio sistema capitalista. Sistema que se enorgullece y alimenta al mismo tiempo, de los modos de obedecer de sus piezas más valiosas, los ciudadanos. Perdón, quise decir los consumidores

Consumidores, esa es la palabra clave. Este concepto hoy en día está cambiando gracias al convencimiento de que un sistema mejor es posible. Con todo ello, el consumidor de hoy en día se ha vuelto más exigente, más crítico y sobretodo más inteligente respecto a las empresas y a los productos con los que les bombardean. Fruto de ello, es la incesante y cada vez más imperante tónica por desprestigiar a las grandes marcas, a través de las redes sociales, y la web 2.0 en general. Sí, ya no hablamos de consumidores, sino de “ Crossumers´´ o consumidores activos y reactivos. En definitiva, el consumidor de nueva generación como definen Víctor Gil y Felipe Romero en su libro “ Crossumer: claves para entender al consumidor español de nueva generación´´. Por cierto, un libro muy interesante… No os lo perdáis.

Sin embargo, hay algo que siempre me ha llamado la atención dentro del mundo de los productos que compramos a diario, y más específicamente, dentro de las dinámicas de su compra y consumo. Se trata de la famosa fecha de caducidad que se les pone a los productos, sobre todo los comestibles. Esas pequeñas inscripciones en el exterior del producto, que despiertan algunos temores a la hora de consumirlo. Está claro que es de sentido común informar de dichas fechas, pero también lo tiene que ser investigar más para que esas fechas sean lo más verídicas posibles.

¿ Cuantos de nosotros, al tirar un huevo a la basura, nos planteamos si la fecha de caducidad que viene dada, es correcta o no ? Todos sabemos que es una simple aproximación, pero nadie se fía… y más si se trata de un huevo. Y como consecuencia, millones y millones de productos acaban dentro de la bolsa negra.

Hasta ahora no he comentado nada nuevo. Es algo que todo el mundo sabe, sospecha o al menos alguna vez lo ha pensado. Sin embargo, lo que de verdad me interesa es ver como se habla cada vez más del auge del crossumer del que antes hablaba. De la importancia de la existencia de este nuevo agente dentro de los procesos de búsqueda de un mundo mejor, erradicando tantas y tantas injusticias llevadas a cabo por las grandes multinacionales. Y paralelo a ello, la difícil situación del tercer mundo y sus problemáticas: escasez de alimentos, enfermedades víricas, sobrepoblación, analfabetismo, carencias sanitarias… No hace falta explicar la relación del pequeño hecho doméstico que he mencionado con alguna de esas problemáticas…

Y de ningún modo estoy desprestigiando o desacreditando la labor de los nuevos consumidores, cada vez más exigentes y críticos. Estoy totalmente con ellos. Sin embargo, muchos de esos consumidores que se quejan de la actividad de las empresas, de las políticas de gestión o de privacidad, de los planteamientos medioambientales o de la poca legitimización respecto a su RSC… deberían primero mirar hacia problemas como el que vengo contando.

Luchar por que la imagen de una empresa sea legitima está bien, intentar llevar por buen camino sus políticas de gestión o de privacidad también. Y hasta plantear sus dudosos planteamientos medioambientales. La revolución 2.0 es algo que en ningún caso debe erradicarse… pero deberían empezar por problemáticas tangibles que no caigan en saco roto, y que no ayuden solamente a reconstruir mejores empresas, sino también a construir un mundo mejor.

Porque si hablamos de temas como la Responsabilidad Social Corporativa o la Concienciación Social, que sea con mayúsculas. Sin olvidarnos de que “debajo´´ de ese mundo occidental gestionado por las grandes empresas, vive otro mundo. Otro mundo inconsciente de lo que hacemos o dejamos de hacer en nuestra parte, inconsciente de que no tienen porque pasar tanta hambre. Inconsciente de saber que un mundo mejor es posible, un mundo que no esté sometido a una simple fecha de caducidad.

Anuncios

2 Respuestas a “Tanto sobra, tanto falta…

  1. Just want to throw in some facts about hunger or food in general:

    – Within the time I wrote this little comment (2min) about 40 ppl workdwide died of hunger.
    – Todays acricultural secor could supply 12 billion people with food.
    – On average every EU citizen throws away 700g of food every day.
    – One (1) kilogramm (kg) of bananas that has travelled 10.000km from Ecuador to Germany still costs only 1€.

    Only to add now is a quote from Jean Ziegler from the Advisory Committee to the United Nations Human Rights Council: “Every child that dies of hunger today, is been murdered.”

    Here you can find two really interesting and inspiring links:

    http://www.un.org/millenniumgoals/pdf/MDG_FS_1_EN.pdf

    (A factsheet of the UN Millenium goal #1; Eradicate Extreme Poverty and Hunger – showing what needs to be done and how)

    http://www.kiva.org/

    (A page where micocredits can be given by anyone, I have done it myself twice and have been paid back both times)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s